Miércoles 18 de Enero 2023
LA ROJA

¡De no creer! La extraña obsesión que persigue a Alexis Sánchez según su ex novia argentina

El Niño Maravilla y sus vínculos amorosos.

Escrito en LA ROJA el

Alexis Sánchez es además del máximo artillero en la Selección de fútbol de Chile, unos de los históricos que marcaron el camino dentro y fuera de la cancha en el combinado nacional. Y a su vez, muy reservado en su vida privada con muy pocos detalles revelados hasta el momento.

No obstante, a medida que transcurre el tiempo se van conociendo en profundidad las relaciones que el Tocopillano encaró en su vida y de las cuales poco dijo al mundo exterior. En ese caso, la voz del astro que brilla en La Roja fueron sus ex parejas.

Alexis Sánchez. Fuente: (Twitter)

Se pudo conocer una de las obsesiones que no puede manejar el bicampeón de América con la Selección Chilena. Es que Alexis Sánchez no puede contra los videojuegos y la Playstation fue motivo de muchas peleas con Mariana Marino, su novia argentina.

La modelo contó tiempo después que una de las cosas que más le llegó a molestar del Niño Maravilla es que cuando tenía tiempo libre le gustaba dedicarse a los videojuegos.

Mariana Marino. Fuente: (Twitter)

La argentina conoció al ídolo que hizo historia en La Roja cuando era muy joven, con apenas 20 años. “Teníamos un grupo de amigos, amigas, y entre ellos estaba el representante de él, nos juntábamos mucho y ahí lo fui conociendo”, reveló la ex del futbolista.

Mariana Marino. Fuente: (Twitter)

Otra historia de amor del goleador

Así como Alexis dejó su marca en la Selección Chilena, el ex Barcelona logró imprimir su sello en algunas relaciones que le hicieron un gran aporte y Mariana Marino es un claro ejemplo. Ahora bien, muchas veces se echó a perder por nimiedades que se hicieron gigantes.

Justamente, la obsesión del delantero del Marsella con la consola de juegos lo llevó a ponderar pasar tiempo con sus amigos y jugar en vez de estar con ella. Lo mismo le pasó con Mayte Rodríguez, por lo que se terminaron aburriendo y todo fue un game over.