Jueves 19 de Enero 2023
FÚTBOL INTERNACIONAL

¡177 días por Messi! La insólita historia de cómo llegaron a Qatar cuatro aventureros por un fin

El astro argentino genera inspiración.

Escrito en MÉXICO el

La fama de los argentinos en cuanto al fanatismo por el fútbol sigue rompiendo todos los récords y más si está Lionel Messi en el mapa. El Mundial de Qatar está por iniciar y el astro que brilla en PSG inspiró a cuatro cordobeses a iniciar toda una aventura.

Partieron de Argentina y atravesaron África, Medio Oriente hasta llegar a Qatar luego de 177 días. Recorrieron 10.500 kilómetros con solo poder cumplir un sueño: vivir el Mundial que tiene a Argentina como favorita y estrecharle la mano al ídolo que es protagonista en el elenco parisino.

Todo a Pedal. Fuente: (Instagram)

Para ello decidieron hacer la heroica y lanzarse al máximo objetivo arriba de sus bicicletas. Los cuatro cordobeses dejaron sus vidas de lado y se abocaron en esta aventura que solo pretende ver a Argentina levantando la copa con Lionel Messi en la cúspide, como suele hacerlo en el PSG.

Uno de los aventureros que solo quiere conocer al crack argentino que ya está en Qatar luego de cumplir agenda con el cuadro francés, contó que salieron el 28 o 29 de abril, llegaron el 1 de mayo a Sudáfrica y aseguraron no querer volver hasta el 18 de diciembre, fecha en que concluye el certamen continental.

Todo a Pedal. Fuente: (Instagram)

A través del proyecto “Todo a Pedal”, que empezó en 2019 encabezado por Lucas Ledesma y luego se sumaron Silvio, Lucas y Leandro, comenzaron a planificar el viaje con mapa en mano y luego buscaron sponsors. Atravesaron 16 países solo para poder abrazar a Lio Messi.

Lionel Messi. Fuente: (Twitter)

Locos por Messi

Luego de entrenar y prepararse con todo lo que eso implica, los 4 jóvenes se embarcaron en un sueño que ahora que pisaron suelo qatarí, empieza a hacerse realidad.

Ahora solo resta que Lionel Messi se entere del proyecto y puedan conocer a la estrella que brilla en PSG y con copa en mano, terminar de abrir los ojos con la misión cumplida.